• 1 caleuche

Anécdotas Caleuchanas

Imprimir

RECUERDOS CALEUCHANOS DEL BUQUE MADRE

 Allá por 1964 cuando nuestro Comandante del "Caleuche" Buque Madre era el Cadete (Almirante) Leopoldo FONTAINE Nakin, el Directorio decidió que en el Bogatún de Combate de Angamos, en que se rinde homenaje a la Armada y al Cuerpo de Suboficiales de la Institución, se invitara al Suboficial Mayor Dn. Luis H. MELLA Toro. Este distinguido músico es autor del Himno Oficial de la Armada, "Brazas a Ceñir", que en el año (1974) la Marina lo instituyó en propiedad.

La distinción al Suboficial MELLA consistía en una Batuta de Oro que se le entregaría durante el Bogatún de Angamos. Este evento se realizó en el antiguo Club Militar en la Alameda B. O'Higgins entre las calles Dieciocho y Lord Cochrane.

Doblaron bancadas una Dotación de cerca de 180 Tripulantes, presididos por Dn. Leopoldo FONTAINE N., la Guardia eran el Capitán de Trabazones Arturo ALVAREZ Aguero y con Enrique GANA M. (el Mote) de Cadete Sideral e Ignacio GONZALEZ B.(el Zorro Plateado) como Cadete Pescador.

Los ánimos, especialmente incentivados por varios aperitivos y paladas de tinto y blanco disfrutaban de un grato festivo y bullicioso Bogatún, que contó con la presencia del Sr. Comandante en Jefe de la Escuadra, Almirante cuyo nombre no recuerdo.

En un momento especial el Comandante FONTAINE pidió la presencia del Suboficial MELLA que se presentó sobriamente vestido de uniforme y una sonrisa de satisfacción que no disimulaba el orgullo de recibir una distinción ante tan selecta representación de la Armada pasiva y activa.

Un discurso del Comandante destacando la brillante carrera naval del Suboficial MELLA su paso desde la última chaza de Saxofonista en las bandas de la Marina, sus ascensos jerárquicos y su privilegiado sentido musical que lo llevaron a dirigir la Banda de la Escuela Naval (1941) y luego a tomar la Batuta en los conciertos que la selección de Banda de la Armada ofrecía en ocasiones muy especiales.

Vuelvo al Bogatún. Al momento en que el Suboficial MELLA recibía de manos del Comando del Buque Madre, su Batuta de Oro (doradita, no más), desde el fondo del amplio comedor del Club Militar se empieza a escuchar, suavemente, las primeras notas de "Brazas a Ceñir". En este momento el tradicional chivateo de los comensales empezó a silenciarse, escuchar el himno y callar fue simultáneo, también para la tripulación fue sorpresa esta situación. Estoy viendo a mi Soboficial cambiar la expresión que tenía, sonrisa de satisfacción, por una de expresiva interrogante. No se atrevió a dar vuelta su posición ante la autoridad y a su espalda el sonido. No se podía confundir una grabación con la música que estaba viva e incresciendo.

Ante un gesto de Don POLO, MELLA se da media vuelta y a su vista empieza a descorrerse un tupido cortinaje que esconde a una Banda de 9 músicos que ya imprimían un mayor volumen al sonido.

Su sonrisa de satisfacción y su gesto interrogante se transforman en una expresión indescriptible ya que las lagrimas tendían a escapársele, incrédulas e inevitables .... empezó a caminar, Batuta en mano, hasta el estrado de los músicos y ahí se dio cuenta que éstos eran su Banda de la Escuela Naval de muchos años antes. Los mismos "Guatones" que conocimos en nuestros tiempos de Cadetes.

Aquí quedó algo imborrable, paró la música, se abrazaron los guatones con su Jefe por eternos minutos ante las lágrimas de los músicos, las lágrimas de la mesa Prat, las lagrimas de los tripulantes y especialmente las del Cadete Sideral que recuerda la más linda marcha naval de su vida ya que, terminados los abrazos, MELLA toma su Batuta, la golpea y da los toques de avante a sus músicos que, de cara a la sala, irrumpen con la más espectacular "Brazas a Ceñir" que recuerde .... y le llevé la Estrella.

Como corolario les contaré que un grupo de caleuchanos, incluido el autor de este recuerdo, recorrimos los lugares de fiestas nocturnas en busca de los músicos ex navales, todos jubilados que ganaban sus sueldos en diferentes orquestas. Como nota pintoresca confieso que incluimos una "Galleta" en el lote ya que no encontramos quién tocara el Pito y éste salió de la Orquesta de la Boite "Mon Bijou", mismo sitio donde Don Lucho MELLA tocaba el saxo. Doy fe que esta verídica historia fue una absoluta sorpresa para el Maestro MELLA y estoy seguro que este recuerdo traerá la sonrisa de satisfacción nostálgica a quienes vivimos este espectacular Bogatún de Combate.

Enrique GANA Mac Kellar

BRIGADIER SECRETARIO

NOTA:
Luis H. MELLA Toro, nació el 29 de Marzo de 1904. Embarques en Acorazado "Almirante Latorre", Crucero "Chacabuco", Blanco Encalada, Corbeta Baquedano, en esta y de Guardia en el trinquete, nació el Himno "Brazas a Ceñir" en 1929, música y letra, que años después la Armada lo oficializó como Himno de la Marina. En 1969 fue ascendido a Suboficial Mayor. Obtuvo su retiro en 1972. Falleció el 26 de Septiembre de 1978.

Los músicos de la Armada contaban con permisos especiales para tener actividades artísticas además de su responsabilidad naval.Así es como Dn. Luis H. MELLA Toro fue destacado integrante de Orquestas como Jascha Friedman, Federico Ojeda, Isidor Handler , Vicente Bianchi, en ejecuciones de clarinete, saxofón y flautín.

Actuó en 1948 con la Orquesta Sinfonía Nacional, bajo la batuta del Director alemán Shelfierd. También ganó una selección para ser el interprete en saxofón-tenor en la obra "Requiem" de Britten en el Teatro Municipal de Santiago. Actuó en la Orquesta de Víctor Tevah. Todo esto le valió a Luis MELLA una cátedra en la Facultad de Artes Musicales de la Universidad de Chile.

Fue como vemos, Marino y virtuoso musical, en ese orden.